Hace falta construir obras de gran magnitud en el departamento

Hace falta construir obras de gran magnitud en el departamento

Un llamado urgente a los alcaldes cundinamarqueses para que tomen las medidas necesarias tendientes a mitigar el impacto de la ola invernal que ya inició en el país, hizo el gobernador del departamento, Álvaro Cruz Vargas. Así lo dio a conocer el primer mandatario de los cundinamarqueses, quien reconoció que el departamento no se encuentra del todo preparado para atender consecuencias adversas de la temporada de lluvias que inició recientemente.

 

“Lo más importante es que a los alcaldes del departamento de Cundinamarca les hemos dado instrucciones precisas para que activen sus planes de emergencias y apropien recursos para atender las eventualidades de emergencias que por diferentes conceptos se puedan presentar en sus regiones, no solo ahora con la temporada invernal, sino inclusive en la posibilidad de los incendios en temporadas secas”, manifestó Cruz Vargas.

 

Entre los temas en los que ha avanzado el departamento para atender posibles eventualidades, el gobernador Álvaro Cruz Vargas dio a conocer que el ente territorial cuenta con 1000 raciones alimenticias para atención inmediata; se han identificado con los alcaldes municipales las posibilidades de riesgo de inundaciones o de deslizamientos y, con el Clopad, se han realizado las correspondientes reuniones que permitirán atender situaciones de riesgo en cada uno de los municipios.

El mandatario reconoció la necesidad de revisar varios temas entre los que se encuentra el río Bogotá. “En el río Bogotá la actividad humana ha intervenido las áreas de descanso, las zonas de amortiguaciones, los meandros, pero la naturaleza tiene memoria y lo que ha recuperado en las olas invernales el río es la memoria. Por eso propuse en el consejo directivo de la CAR que se inicie el proceso de declaratoria de utilidad pública de las áreas de inundación del rio Bogotá para que podamos en un proceso a mediano plazo adquirir esas áreas y utilizarse en el futuro para inundaciones controladas cuando haya niveles máximos en el río”, señaló.

 

“La Sabana de Bogotá se seguirá inundando”

 

De otra parte, Cruz Vargas considera que si se repite una ola invernal como las del 2010 y 2011, existen altas probabilidades de que la Sabana de Bogotá se vuelva a inundar, “pueda que no en el mismo porcentaje, pero se verá inundada mientras no se hagan obras definitivas que es lo que se ha propuesto en la dirección de la CAR: se debe ampliar la sección hidráulica del río Bogotá por eso ya se inició la primera licitación con una inversión prevista de alrededor de 250 millones de dólares en una primera fase”, dijo el gobernador Cruz.

 

De acuerdo con los planteamientos de Cruz Vargas, la primera fase de obras ampliará la sección hidráulica; posteriormente los jarillones más separados permitirán duplicar la sección hidráulica desde Alicachín hasta el Puente de la Virgen en la vía que conduce de Suba a Cota.

 

Adicionalmente -dijo el gobernador de Cundinamarca- hemos dado instrucciones precisas para definir las entidades responsables de la inundación de algunas vías, por ejemplo, en la vía de Chía a la Autopista Norte, la responsabilidad es, indiscutiblemente, del Concesionario y de la Agencia Nacional de Infraestructura. Por tanto, deben realzar la vía porque fue construida por debajo de los niveles históricos del río, puntualizó.

 

“En cuanto a la vía de Suba a Cota la responsabilidad es del Distrito Capital y del departamento de Cundinamarca y hemos llegado a acuerdos. Estamos en los estudios correspondientes para construir una vía que esté por encima de los niveles históricos del río entre Suba y el río Bogotá por parte de Bogotá y entre la Variante de Cota y el río Bogotá por parte de Cundinamarca”

Obras definitivas

 

En relación con las obras que se adelantan en la provincia de Ubaté, el gobernador de los cundinamarqueses reconoció que si bien se ha avanzado sustancialmente en obras de mitigación (jarillones y dragado en la laguna de Fúquene y río Suárez, evacuación de aguas estancadas…), se requiere de obras definitivas que requieren de un gran esfuerzo financiero. Entre esas obras se destaca, por ejemplo, la construcción del embalse San José y Tibita.